PARTE 3  |  13 NOVEMBER 2021 – 15 JANUARY 2022

El artículo II consta de seis secciones. Una vez más, sólo me referiré a algunos puntos clave. Se ruega a los miembros del Grupo 55+ que estudien detenidamente toda la exposición de motivos. 

La sección 1 establece que el poder legislativo recae en el Congreso Europeo, compuesto por dos Cámaras: la Cámara de los Ciudadanos y la Cámara de los Estados, el Senado. Su residencia es Bruselas.

La sección 2 trata de los miembros de la Cámara de los Ciudadanos, de su elección y de que ésta tiene lugar en una circunscripción, la de los Estados Unidos de Europa. Esto implica que la Cámara de los Ciudadanos se forma sobre la base del voto popular y la representación proporcional de los partidos políticos. Por tanto, una circunscripción federal y ninguna elección por distrito en los estados participantes. Por no hablar de la utilización de un Colegio Electoral como en los Estados Unidos. En una Europa federal no hay lugar para un sistema bipartidista retrógrado como en América y el Reino Unido. 

Un aspecto importante de la sección 2 es su desafiante disposición de que la Cámara de los Ciudadanos establezca normas que regulen los requisitos profesionales de quienes son elegidos para las listas electorales a través de los partidos políticos. Que el cargo más importante del mundo, el político, pueda ser obtenido por personas a las que no se les imponen requisitos de calidad pública lo consideramos un grave defecto de los sistemas parlamentarios.

Construir un Estado federal sobre la base de una constitución federal es una cosa, y garantizar que la casa esté habitada por personas que dominen los fundamentos del oficio político es otra. Aquí radica la difícil tarea de los partidos políticos transnacionales de proporcionar -sobre la base de las normas de la Casa de los Ciudadanos- representantes del pueblo que hayan aprendido e interiorizado los fundamentos del cargo político.

Para aquellos miembros del grupo de 55+ que consideren esto importante, me remito a la base de este apartado 2. Lo encontrarán en el capítulo 11 de la "Caja de herramientas constitucionales e institucionales para la creación de los Estados Unidos de Europa", titulado: "El cargo político. Requisitos de competencia e idoneidad, la tarea de los partidos políticos" (https://www.faef.eu/wp-content/uploads/Constitutional-Toolkit.pdf) . Tal vez el estudio de ese capítulo 11 dé lugar a una buena enmienda para reforzar la cláusula 2 del artículo 2.

La sección 3 trata del Senado. Cada Estado miembro tiene ocho senadores en el Congreso Europeo. El número "ocho" tiene que ver con el hecho de que optamos por el voto popular y la representación proporcional. En ese sistema es posible que los Estados miembros pequeños no tengan o tengan pocos representantes en la Cámara de los Ciudadanos. Con la garantía de que esos Estados miembros sí tienen ocho senadores en el Congreso, tienen suficiente peso en el Senado como iguales entre sí.

A diferencia de Estados Unidos, los senadores son designados por el parlamento de su propio Estado miembro. Hasta 1913, este era también el caso en América, pero en 1913 se aprobó la enmienda 17 a favor de que los senadores fueran elegidos por el pueblo del Estado miembro. Consideramos que la enmienda 17 es errónea. La Cámara de los Ciudadanos sirve a los intereses de los ciudadanos. Los senadores sirven a los intereses de sus propios estados. Consideramos que este aspecto de los controles y equilibrios es esencial para una tríada política equilibrada.

Al igual que la Cámara de los Ciudadanos establece reglas para la competencia requerida de los miembros de esa Cámara, también el Senado debería establecer reglas para la idoneidad de los senadores. De nuevo, se trata de un artículo desafiante que también pretende obligar a los partidos políticos a presentar candidatos a ambas Cámaras en listas electorales que dominen los fundamentos del cargo político, no las artimañas del poder político.

El Vicepresidente de los Estados Unidos de Europa es el Presidente del Senado. Sólo puede votar en caso de empate. El Senado tiene el poder exclusivo cuando se trata de impugnaciones.

Para los apartados 4, 5 y 6, me remito a la exposición de motivos.


Artículo II - Organización del Poder Legislativo

Sección 1- Creación del Congreso Europeo

  1. El Poder Legislativo de los Estados Unidos de Europa recae en el Congreso Europeo. Consta de dos Cámaras: la Cámara de los Ciudadanos y la Cámara de los Estados, también conocida como Senado.
  2. El Congreso Europeo y sus dos Cámaras separadas residen en Bruselas.

Sección 2 - La Casa de los Ciudadanos

  1. La Cámara de los Ciudadanos está compuesta por los representantes de los ciudadanos de los Estados Unidos de Europa. Cada miembro de la Cámara tiene un voto. Los miembros de esta Cámara son elegidos para un mandato de seis años por los ciudadanos de la Federación con derecho a voto, reunidos en una circunscripción, la de los Estados Unidos de Europa. La elección de los miembros de la Cámara de los Ciudadanos tiene lugar siempre en el mes de mayo, y por primera vez en el año 20XX. Entran en funciones a más tardar el 1 de junio del año de la elección. Los miembros dimiten el tercer día del mes de mayo del último año de su mandato. Pueden ser reelegidos dos veces consecutivas.
  2. Con sujeción a las normas que establezca la Cámara de los Ciudadanos sobre los requisitos de competencia e idoneidad para el cargo de representante en nombre del pueblo de los Estados Unidos de Europa, son elegibles quienes hayan cumplido los treinta años de edad y estén registrados como ciudadanos de un Estado de la Federación durante al menos siete años.
  3. Los miembros de la Cámara de los Ciudadanos tienen un mandato individual. Cumplen este mandato sin instrucciones, en el interés general de la Federación. Este mandato es incompatible con cualquier otra función pública.
  4. El derecho a votar en las elecciones a la Cámara de los Ciudadanos corresponde a cualquier persona que haya cumplido dieciocho años y esté inscrita como ciudadano en uno de los Estados de la Federación, independientemente del número de años de dicha inscripción.
  5. La Cámara de los Ciudadanos elige a su Presidente, con derecho a voto, y nombra a su propio personal.

Sección 3 - La Cámara de los Estados, o el Senado

  1. El Senado se compone de ocho representantes por Estado. Cada senador tiene un voto. Los senadores son nombrados por un período de seis años por y de la legislatura de los Estados, siempre que después de tres años renuncie la mitad del número de senadores. El primer nombramiento del Senado en pleno tiene lugar en los cinco primeros meses del año 20XX. Los nombramientos trienales para sustituir a la mitad de los Senadores tienen lugar en los cinco primeros meses de ese año. Los senadores entran en funciones a más tardar el 1 de junio del año de su nombramiento. Dimiten en la tarde del tercer día del mes de mayo del último año de su mandato. Los senadores que dimiten son inmediatamente reelegibles para un nuevo mandato de tres años. El Reglamento del Senado regula el modo de dimisión de la mitad del Senado.
  2. Con sujeción a las normas que establezca el Senado sobre los requisitos de competencia e idoneidad para el cargo de representante en nombre de los Estados de los Estados Unidos de Europa, son elegibles como Senadores quienes hayan cumplido treinta años de edad y estén inscritos durante un período de al menos siete años como ciudadanos de un Estado de los Estados Unidos de Europa.
  3. Los senadores tienen un mandato individual. Cumplen este mandato sin instrucciones, en el interés general de la Federación. Este mandato es incompatible con cualquier otra función pública.
  4. El Vicepresidente de los Estados Unidos de Europa preside el Senado. No tiene derecho a voto a menos que los votos estén divididos por igual.
  5. El Senado elige un Presidente pro tempore que, en ausencia del Vicepresidente, o cuando éste es Presidente en funciones, dirige las reuniones del Senado. El Senado nombra a su propio personal.
  6. El Senado tiene la facultad exclusiva de presidir los procesos de destitución. En caso de que el Presidente, el Vicepresidente o un miembro del Congreso sean sometidos a juicio político, el Senado estará presidido por el Presidente del Tribunal de Justicia. En caso de que un miembro de dicho Tribunal sea sometido a juicio político, el Presidente presidirá el Senado. Nadie podrá ser condenado sin una mayoría de dos tercios de los miembros presentes.
  7. La condena en los casos de impeachment no se extenderá más allá de la destitución e inhabilitación para ejercer cualquier cargo de honor, confianza o asalariado dentro de los Estados Unidos de Europa. No obstante, el condenado será responsable y estará sujeto a acusación, juicio, sentencia y castigo de acuerdo con la ley.

Sección 4 - El Congreso Europeo

  1. El tiempo, el lugar y la forma de elegir a los miembros de la Cámara de los Ciudadanos y de nombrar a los miembros del Senado son determinados por el Congreso Europeo.
  2. El Congreso Europeo se reúne al menos una vez al año. Esta reunión comenzará el tercer día de enero, a menos que el Congreso determine un día diferente por ley.
  3. El Congreso Europeo establece un reglamento interno para su funcionamiento.

Sección 5 - Reglamento de las dos Cámaras

  1. Cada Cámara establece un reglamento interno. En él se regula qué temas requieren quórum, cómo se puede hacer valer la presencia de los miembros, qué sanciones se pueden imponer en caso de ausencia estructural, qué poderes tiene el Presidente para restablecer el orden y cómo se registran las actas de las sesiones y las votaciones.
  2. El Reglamento regula el castigo a los miembros de la Cámara en caso de comportamiento desordenado, incluida la facultad de la Cámara de expulsar al miembro de forma permanente por una mayoría de dos tercios.
  3. Durante las reuniones del Congreso Europeo, ninguna Cámara puede suspender su actividad durante más de tres días sin el consentimiento de la otra Cámara, ni puede trasladar su sede fuera de Bruselas.

Sección 6 - Retribución e inmunidad de los miembros del Congreso

  1. Los miembros de ambas Cámaras reciben un salario por su trabajo, determinado por la ley, que es pagado mensualmente por el Tesoro de los Estados Unidos de Europa. Además, reciben una compensación por los gastos de viaje y alojamiento de acuerdo con los gastos reales realizados y limitados a los viajes y actividades justificados por su trabajo.
  2. Los miembros de ambas Cámaras están exentos en todos los casos, excepto en los de traición, delito y alteración del orden público, de ser detenidos durante su asistencia a las sesiones de su respectiva Cámara y al ir y volver de la misma. Por cualquier discurso o debate en cualquiera de las dos Cámaras no podrán ser interrogados en ningún otro lugar.

Exposición de motivos del artículo II

Explicación de la sección 1

Hemos optado deliberadamente por incluir las palabras "Organización de..." en el título del artículo II porque las secciones 1 a 6 del artículo I de la Constitución de EE.UU. tratan de los aspectos organizativos/institucionales, mientras que sus secciones 7 a 10 tratan de las competencias. Creemos que es mejor dividir esos dos temas. Nuestro artículo II trata únicamente de los aspectos organizativos/institucionales del poder legislativo. Un nuevo artículo III se ocupa de las competencias.

La cláusula 1 implica que el Congreso Europeo tiene la misma posición que el Congreso de los Estados Unidos: la reunión de ambas Cámaras al mismo tiempo. Sólo que el Congreso tiene poder legislativo. Pero este principio tiene algunos matices. El Presidente tiene una especie de poder legislativo derivado en forma de "órdenes ejecutivas presidenciales". Se trata de regulaciones de un orden inferior al poder legislativo formal de la Cláusula 1, y además estas Órdenes Ejecutivas deben ser trazables a esa legislación del Congreso. Véase el capítulo 10. Otro matiz es que el Tribunal Supremo de EE.UU. ha dictaminado en varias ocasiones que el Congreso puede delegar el poder legislativo en las agencias federales.

En la cláusula 2, optamos por Bruselas como sede del Congreso Europeo. Esto implica que Estrasburgo dejará de participar en las reuniones de la Federación de Europa. El Parlamento Europeo intergubernamental lleva años yendo y viniendo entre Bruselas y Estrasburgo porque Francia le obligó en su día a hacerlo. A pesar de las reiteradas protestas del Parlamento Europeo, Francia no quiere cambiar esto. Esto marca uno de los muchos defectos del sistema intergubernamental: a través de su inevitable juego de ganadores y perdedores en el intercambio de intereses nacionales, un interés nacional determina el orden del conjunto europeo. 

En las notas explicativas del artículo I, se menciona que, en virtud del artículo 20, es posible que nueve (o más) Estados miembros entren en una cooperación reforzada. Por ejemplo, formando juntos una federación que puede ser uno de los Estados miembros de la UE intergubernamental. En ese caso, se plantea un nuevo problema de organización. La sede de la UE está en Bruselas. La de la Federación también.

Esta complejidad es una consecuencia inevitable de la necesidad de un cambio sistémico, un cambio de paradigma. La complejidad se mantendrá incluso si asumimos que el sistema intergubernamental se aligerará un poco cuando nueve Estados miembros abandonen primero la Unión Europea y luego participen en ella como una federación única. Sin embargo, la complejidad será mínima si todos los países de la UE deciden a la vez unirse a la Federación Europea. Entonces todas las instituciones existentes de la Unión Europea podrían incorporarse a la Federación. Sea o no en un sentido modificado.

Explicación de la sección 2

En este apartado no seguimos la Constitución americana. En primer lugar, la opción de tener una circunscripción para toda la Federación; no hay elecciones para la Cámara de los Ciudadanos por Estado, como ocurre en América y también en la UE. Rechazamos que sólo se pueda votar a los compatriotas por Estado. Optamos por poder votar por toda la Federación: una circunscripción de los países pertenecientes al territorio de la federación. Así, un eslovaco debería poder votar por un belga, un irlandés, un chipriota, un español, un holandés y viceversa. Esta circunscripción federal única dará lugar a partidos políticos transnacionales. Véase el capítulo 11. Sólo a través de una circunscripción única para los Estados Unidos de Europa podrá establecerse una relación directa entre los Ciudadanos y sus Representantes. Para el texto de esta sección, esta elección implica que se omita aquí una amplia descripción del sistema electoral en Estados Unidos.

La principal objeción de los estadounidenses a una circunscripción electoral única (en lugar de las elecciones mediante el sistema de votos electorales por estado) se basa en el temor a que la población de las ciudades y zonas más densamente pobladas adquiera más influencia que los habitantes de las zonas rurales. Como resultado, la distribución del poder en la Cámara de Representantes podría estar desequilibrada. Sin embargo, el sistema electoral que proponemos se basa en el llamado sistema de listas: cada partido político transnacional deposita una lista que clasifica a las personas elegibles, los electores votan por la lista de su elección y, por tanto, simultáneamente por una persona. La división electoral determina cuántos votos necesita un candidato para ganar un escaño. Ejemplo de división electoral: si se emiten diez millones de votos válidos para cien escaños, la división electoral es 10.000.000:100 = 100.000 votos. Este número de votos es necesario para un escaño; esta es la división electoral.

Son los propios partidos políticos los que deciden quiénes forman parte de la lista electoral. Que haya una representación (des)equilibrada de los Estados en la Cámara de los Ciudadanos de la Federación Europea depende de cómo los partidos políticos confeccionen sus listas electorales. Los partidos políticos pueden evitar que los Estados miembros pequeños de la Federación Europea no tengan ningún o muy pocos representantes en la Cámara de los Ciudadanos. Los partidos políticos transeuropeos deberían colocar a buenos candidatos de dichos Estados en puestos electivos.

Los partidos políticos son libres de elegir a los candidatos que quieran presentarse a las elecciones. Pero estamos introduciendo una norma revolucionaria en el Artículo II, Sección 2, Cláusula 2 para ampliar el sistema de controles y equilibrios. Los controles y equilibrios son el mecanismo de defensa más poderoso contra el gobierno antidemocrático. Pero en la cuestión de la elegibilidad, no se comprueba si un candidato tiene la competencia e idoneidad adecuadas para desempeñar el cargo político más importante de la federación: representar a los ciudadanos. Los ciudadanos quieren ser representados por personas competentes e idóneas. No podemos dejar la selección de candidatos enteramente en manos de los partidos políticos, porque siempre maximizarán su poder en la lucha por los valores políticos que aprecian. Si en algún lugar del sistema constitucional e institucional hay que reservar un lugar para que los ciudadanos tengan influencia, es en la puerta de entrada de los representantes a la Casa de los Ciudadanos. Para una explicación detallada de esta norma, véase el capítulo 11.

Este sistema de listas también es ideal para promover la igualdad de género. Si cada partido político elabora su lista de candidatos en la proporción alternante de género y mujer, etc., la composición de la Cámara de los Ciudadanos se acercará, por definición, a la proporción 50% de mujeres y hombres.

No prevemos elecciones parciales para los diputados que abandonen el cargo antes de tiempo. Proponemos que el sistema de listas incluya un sistema de diputados.

Luego está la pregunta: "¿Cómo puede saber un alemán si debe votar a un luxemburgués o a un chipriota?". Eso no es un problema. No necesita saberlo, porque el Congreso Europeo no trata de los intereses alemanes o de otros países, sino de los europeos. Sólo necesita tener confianza en el partido político transnacional de su elección. Y, por tanto, la confianza de que ese partido pondrá a los mejores candidatos, bien repartidos por toda la Federación, en puestos elegibles de la lista. De nuevo, véase el capítulo 11. 

Hasta aquí nuestra primera consideración sobre las desviaciones de la Constitución de los Estados Unidos.

En segundo lugar, no estamos siguiendo el mandato de la Cámara de los Ciudadanos. En Estados Unidos, los miembros de la Cámara de Representantes sólo duran dos años. En la Cámara de los Ciudadanos europea, los miembros duran seis años, y punto. La razón es sencilla: el déficit democrático de la Unión Europea, criticado desde hace años, sólo puede compensarse dando un papel central a los representantes de los ciudadanos. Los Estados europeos, con sus intereses nacionalistas de intergubernamentalismo, han privado a la representación de los Ciudadanos de sus poderes durante demasiado tiempo.

Además, no consideramos correcto enviar a los miembros de la Cámara de los Ciudadanos a una gira electoral cada dos años. Cuando acaban de instalarse, tendrían que volver a salir para asegurar su próxima elección. En los Estados Unidos de Europa, pueden dedicar la mayor parte de los seis años a velar por los intereses de los ciudadanos, más que por los intereses de su reelección. Queremos limitar el número de mandatos a tres. Es decir, un máximo de 18 años en la Cámara de los Ciudadanos. De este modo podemos evitar que la calidad de la labor de representación se deteriore como consecuencia de la concentración de poder, la desidia o la excesiva influencia de los grupos de presión.

Una pregunta a la que no podemos responder con precisión en este momento es: ¿de cuántos miembros debe estar compuesta la Cámara de los Ciudadanos? En Estados Unidos se ha fijado en 435 para 328.200.000 habitantes (censo 2019). Hay que determinar dos cosas: 

  1. ¿Cuántos miembros debería tener la Cámara de los Ciudadanos para los aproximadamente 500 millones de la Unión Europea de veintisiete Estados? 
  2. ¿Qué tamaño debería tener esta Cámara del Congreso Europeo si, al inicio de los Estados Unidos de Europa, sólo se adhieren a ella nueve países europeos?

Todavía no tenemos una respuesta concreta al respecto. Sin embargo, se calcula -basándose en una población de unos 600 millones de habitantes tras la adhesión de todos los Estados miembros de la UE más algunos Estados que están actualmente en la sala de espera- que la Cámara de los Ciudadanos podría estar formada por unas 600 personas.

Tampoco podemos prever ahora en qué año podrían organizarse las primeras elecciones a la Cámara de los Ciudadanos. Sin embargo, a la vista del capítulo 2, consideramos probable que la federación de los Estados Unidos de Europa entre en vigor en 2035. 

Preferimos el mes de mayo para ese año y para cada elección posterior, porque ya estamos acostumbrados a que las elecciones al Parlamento Europeo se celebren en mayo. Por ello, el artículo II establece que los diputados elegidos a esta Cámara tomarán posesión de su cargo a más tardar el 1 de junio de ese año electoral.

A diferencia de la Constitución de EE.UU., en la cláusula 2 de esta sección fijamos la edad de elegibilidad para la Cámara de los Ciudadanos, en treinta años en lugar de veinticinco. ¿Por qué? Para tener más garantías de que los elegidos tienen suficientes conocimientos, sabiduría y experiencia (vital) para el cargo político más importante de Europa. El énfasis debe ponerse en los generalistas, no en los especialistas. Consideramos que la admisión de personas de 20 años en la Cámara de los Ciudadanos es tan inútil como poner a una persona de 60 años en los equipos de fútbol del CF Barcelona o del Manchester United. En el apartado 2 se analizan los requisitos de competencia e idoneidad para ocupar cargos políticos en la Cámara de los Ciudadanos. El resto se encuentra en el capítulo 11.

En la tercera cláusula de esta sección, declaramos explícitamente, como en las Constituciones estadounidense y suiza, que los miembros de la Cámara de los Ciudadanos ejercen un mandato para rendir cuentas sólo a los ciudadanos europeos. Su mandato también es exclusivo, es decir, no pueden ejercer ninguna otra función, cargo o mandato público, en ningún nivel de gobierno; de esta forma evitamos los conflictos de intereses y la concentración de poder.

Por cierto, un aspecto más importante. Además de los 435 miembros con derecho a voto de la Cámara de Representantes de EE.UU., hay seis miembros sin derecho a voto del Distrito de Columbia (= D.C. con la capital federal Washington), Guam, las Islas Vírgenes, Samoa Americana, el Estado Libre Asociado de las Islas Marianas del Norte, y un comisionado residente de Puerto Rico. Buscando siempre la mayor congruencia posible con el sistema constitucional estadounidense, adoptamos la siguiente posición para los Estados Unidos de Europa.

Bruselas es la capital constitucional de los Estados Unidos de Europa, pero no es, como Washington en el Distrito de Columbia, un territorio con un estatus constitucional propio que justifique la pertenencia a la Cámara de los Ciudadanos. Por lo tanto, no hay un escaño separado para Bruselas en la Cámara Europea.

Otra cuestión es el estatus que deben tener los llamados Países y Territorios de Ultramar. Se trata de países situados en otros lugares del mundo, pero que constitucionalmente pertenecen a un Estado miembro de la Federación: Francia, Países Bajos y Dinamarca. Su pertenencia asociada a la Unión Europea es muy similar a la de los seis territorios antes mencionados que son miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos sin derecho a voto. Por lo tanto, recomendamos que estos territorios de ultramar tengan también ese estatus en la Cámara de los Ciudadanos: ser miembros sin derecho a voto. Por supuesto, esto nos deja con la pregunta: ¿cuántos delegados por territorio y quién los elige o nombra? Esto podría resolverse de forma sencilla: el Estado miembro en cuestión organiza una elección para un miembro sin derecho a voto de la Cámara Europea de los Ciudadanos en el territorio en cuestión. También debería aplicarse aquí el principio de incompatibilidad de cargos. No se puede ser miembro de la Cámara Europea de los Ciudadanos y ejercer al mismo tiempo un cargo público en la propia circunscripción.

En pocas palabras, nuestro sistema electoral se reduce a los siguientes puntos: 

  • La federación de los Estados Unidos de Europa cuenta con el sufragio universal, la votación popular, y los escaños se distribuyen sobre la base de la representación proporcional. 
  • Toda persona empadronada en un Estado miembro de los Estados Unidos de Europa y mayor de 18 años tiene derecho a votar en las elecciones periódicas a la Cámara de los Ciudadanos. 
  • Los votantes empadronados en más de un Estado miembro, por ejemplo los trabajadores migrantes o los estudiantes (originarios del Estado miembro A pero que trabajan o estudian en el Estado miembro B), sólo reciben una papeleta.  
  • La circunscripción es todo el territorio de los Estados Unidos de Europa. No hay elecciones por Estado miembro, ni por distrito. Por tanto, sólo se aplica el voto popular en toda la circunscripción.
  • Los partidos políticos transnacionales presentan candidatos en las listas electorales y garantizan una distribución equitativa de los géneros en dichas listas; también garantizan candidatos de todos los Estados miembros, de modo que un votante de un Estado miembro puede votar a un candidato de cualquier otro Estado miembro.
  • Tras las elecciones, el recuento total de votos determina qué candidato ha ganado un escaño en la Cámara de los Ciudadanos. Un escaño se determina dividiendo el número total de votos emitidos entre el número de escaños de la Cámara de los Ciudadanos. Así, el número de veces que un partido político alcanza esa cifra determina el número de escaños de ese partido. Los escaños que quedan se llaman escaños residuales. Se distribuyen proporcionalmente entre los partidos políticos.  

Explicación de la sección 3

Para la composición del Senado, elegimos la versión original de la Constitución estadounidense que se redactó en 1787 y entró en vigor en 1789. Según ese texto, los senadores eran elegidos por la legislatura de los Estados. No eran elegidos por los ciudadanos. Esto se modificó en 1913 mediante la enmienda XVII. Desde entonces, el Senado estadounidense está compuesto por los votantes de los Estados. Nos preguntamos si es una buena Enmienda. La intención era y sigue siendo que la Cámara de Representantes represente los intereses del pueblo y que el Senado represente los intereses de los Estados. Esta es una característica esencial del sistema federal: la Federación está formada por los Ciudadanos y los Estados. Por lo tanto, su representación se organiza por separado, a partir de dos fuentes distintas: una de los Ciudadanos y otra de los Estados. También forma parte de los controles y equilibrios. 

Al desplazar la elección de los senadores de las legislaturas de los Estados a los ciudadanos de los Estados, se hace hincapié en los intereses de los ciudadanos también en el Senado. En esencia, esto significa un "fortalecimiento" del poder de la autoridad federal en Washington. Desde principios del siglo XX, esto no ha hecho más que aumentar. Al menos en la percepción de los republicanos. Desde hace algún tiempo se ha desatado un intenso debate entre republicanos y demócratas. Los ciudadanos de varios Estados piden incluso la retirada de la Federación, de nuevo, como en 1860. En febrero-marzo de 2013, hubo incluso una acción en el Parlamento del Estado de Oklahoma para aprobar una ley para anular la ley federal Obamacare. Esto está constitucionalmente fuera de lugar; un estado no tiene tal poder, pero este intento inconstitucional de anular una ley federal es indicativo de las tensas relaciones entre la Autoridad Federal y la de algunos Estados. Estas relaciones volvieron a estallar en el periodo de la presidencia de Donald Trump. El asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021 se inscribe también en el marco de un llamamiento a varios Estados para que decidan volver a abandonar la federación (como hicieron en 1860).

La UE tiene un problema similar con el Brexit. Por eso, para evitar que un Congreso Europeo federal ponga todo el poder en manos de los Ciudadanos y minusvalore los intereses de los Estados, se opta por el sistema en el que los Senadores son designados por las Legislaturas de los Estados miembros. Y ocho senadores por Estado. ¿Por qué no tener, como ocurre en Estados Unidos, sólo dos senadores por Estado? ¿Y por qué exactamente ocho? Lo hacemos para garantizar que cada Estado de la Federación Europea esté adecuadamente representado en el Senado Federal, por muy pequeño y poco poblado que esté un Estado. Al asignar a cada Estado de la Federación ocho representantes en el Senado, cada Estado tiene asegurada una representación suficiente para participar eficazmente en la toma de decisiones federal. Además, esta cifra puede ser un incentivo para que los Estados más pequeños de Europa, con una población de unos pocos millones de habitantes como máximo, se adhieran a la Federación. El Tratado de Lisboa les garantiza entre cinco y ocho escaños en el Parlamento Europeo. Al adherirse a una Federación Europea, tienen garantizados ocho escaños en el Congreso -es decir, en el Senado-, incluso si ninguno de estos Estados más pequeños obtuviera un escaño en las elecciones a la Cámara de los Ciudadanos. El hecho de que los Estados miembros pequeños en un Congreso federal tengan también delegados en la Cámara de los Ciudadanos es una cuestión y una tarea de los partidos políticos transnacionales, que deben organizar sus listas electorales de manera que Luxemburgo y Chipre también estén representados. Véase el capítulo 11. 

La cláusula anterior explica por qué optamos por ocho en lugar de dos senadores por Estado. Otra pregunta es: ¿por qué no doce, catorce o incluso más? La razón es que con ello se cierne el peligro de la especialización. Y especialistas encontraremos sin duda en la Cámara de los Ciudadanos. Eso es suficiente. En nuestra opinión, el Senado está formado por generalistas, personas sabias con amplia experiencia en la forma en que un Estado traduce los desarrollos sociales en políticas sensatas.

También para el Senado trabajamos sobre la base de un mandato de seis años, en el que la mitad del Senado abandona su puesto cada tres años, pero puede volver a ser nombrado una vez más. La elección de cambiar a los senadores después de tres años se basa en nuestro deseo de lograr una buena base en los parlamentos de los Estados miembros. No prevemos elecciones para la sustitución anticipada de los senadores, por lo que debe incluirse un sistema de suplentes en el Reglamento del Senado y en el de los Estados.

Al igual que en el caso de la Cámara de los Ciudadanos, no podemos anticipar ahora el año en que se producirán los primeros nombramientos para el Senado Europeo. La fecha dependerá de la entrada en vigor de la Constitución. Por lo tanto, pensamos en 2035. Podemos imaginar que el nombramiento de los senadores por parte de los Parlamentos de los Estados presupone que todas las legislaturas nacionales están en sesión. Sin embargo, existe la posibilidad real de que el nombramiento previsto de los senadores coincida con las elecciones parlamentarias en un Estado o en algunos Estados. Por lo tanto, prevemos un período de cinco meses durante el cual pueden tener lugar los nombramientos de senadores. De este modo, los Estados pueden nombrar a sus senadores cada tres años con tiempo, antes de que se disuelva un Parlamento (prematuramente o no). Y así, la continuidad de la gobernanza europea está asegurada. El único inconveniente, nos parece, es que en caso de disolución prematura de su Parlamento nacional, los Senadores tendrán que esperar unas semanas más para tomar posesión de su cargo, pero en cualquier caso, el 1 de junio del año de su nombramiento. 

La cláusula 2 del artículo 3 contiene el mismo mecanismo de defensa que la cláusula 2 del artículo 2: se trata de un control de la capacidad e idoneidad de los candidatos al cargo político de representación de los Estados. El Senado establece normas para comprobar la capacidad e idoneidad de los candidatos al cargo político de senador. Para una mayor explicación de esta norma, nos remitimos al capítulo 11.

La cláusula 2 establece que los ciudadanos de otras partes del mundo deben haber vivido oficialmente en un Estado miembro de la federación durante al menos siete años -y, por tanto, tener la suficiente ciudadanía- para poder ser elegidos.

La cláusula 3 establece que el mandato de senador es individual; un senador no recibe instrucciones, ni siquiera de las instituciones del Estado del que procede o que lo ha elegido. El mandato es exclusivo: excluye cualquier otro cargo público.

La cláusula 6 menciona un Tribunal de Justicia. Es decir, además del actual Tribunal de Justicia de la UE. Si todos los países de la UE se adhirieran a la Federación, el actual Tribunal de Justicia podría, por supuesto, asumir ese papel de Tribunal de Justicia de la Federación. Mientras sólo haya un número limitado de países en la Federación, debería crearse un Tribunal de Justicia independiente. Al menos esa es nuestra idea. Sin embargo, este es un tema que nos gustaría someter a la consideración de la Convención de Ciudadanos.

Siguiendo la Constitución de EE.UU., las cláusulas 6 y 7 de la sección 3 prevén la posibilidad de tratar a las personas que se comportan mal mientras ocupan un cargo oficial o político, además de la responsabilidad penal.

Al igual que en el caso de los territorios de ultramar, se plantea la cuestión de la posición de los 79 países ACP, que ahora son Estados independientes pero que antes eran colonias de países europeos. En África, en el Caribe y en el Pacífico. La Unión Europea mantiene una relación especial con estos países a través de tratados, principalmente destinados a crear relaciones comerciales que (pueden) beneficiar a ambas partes. Sin embargo, esta relación está siempre bajo presión. Mientras que la UE -en el marco de la política de la Organización Mundial del Comercio- quiere suprimir el mayor número posible de barreras comerciales, los países ACP suelen abogar por el mantenimiento de la protección. La renovación periódica de la relación del tratado entre la UE y los países ACP no parece capaz de eliminar estas tensiones. Al contrario. Sin embargo, no podemos permitirnos esto en un mundo que se globaliza rápidamente. Por ello, proponemos un cambio de paradigma también en este ámbito: promover el funcionamiento de los tratados UE-ACP dando a los países ACP un lugar en el Congreso. ¿Qué hay de malo en dar seis escaños (sin derecho a voto) en el Senado, la cámara destinada explícitamente a los intereses de los Estados, a dos senadores del grupo ACP africano, dos del grupo caribeño y dos del grupo del Pacífico? Para promover la igualdad de género, estos dos miembros por A, C y P deberían estar siempre formados por una mujer y un hombre. Aunque no tendrían derecho a voto, podrían participar en las deliberaciones de la(s) comisión(es) del Senado que prepara(n) la posición del Senado sobre los tratados comerciales que el Presidente quiere concluir. Esto daría una dimensión más positiva a la relación cada vez más tensa entre la Unión Europea y esos países ACP: esos países ya no serían negociadores del otro lado de la mesa, sino socios del mismo lado. Nos parece que son los propios tres grupos de países los que deben elegir o nombrar a sus representantes en el Senado europeo. También en este caso debería aplicarse el principio de incompatibilidad de cargos: no se debe ocupar, junto a la pertenencia al Senado europeo, ningún otro cargo público en ningún lugar.

No nos parece necesario incluirlo en la propia Constitución. Esta relación específica entre los Estados Unidos de Europa y los países ACP puede resolverse mediante un tratado. Si alguien argumenta que la ausencia de un pasaje literal en la Constitución entra en conflicto con la misma, el Tribunal de Justicia puede establecer teleológicamente, sobre la base de la intención explícita de la Constitución tal como se describe aquí en la exposición de motivos, que esto es de hecho conforme a la Constitución.

Si todos los países de la actual UE se adhieren a la Federación, nuestro Senado estaría formado por 27 x 8 = 216 personas. Más los mencionados (sin voto) 3 x 2 = 6 miembros de las antiguas colonias de los países europeos, el grupo ACP. Esto confirma la sospecha del lector de que en las dos Cámaras del Congreso Europeo no hay espacio para los Jefes de Estado o de Gobierno nacionales.

Explicación de la sección 4

A diferencia de la Constitución estadounidense, proponemos que no sea cada Cámara la que regule por separado sus elecciones, sino el Congreso Europeo. La razón es la opción de que la elección de los miembros de la Cámara de los Ciudadanos tenga lugar en toda la Federación. Es decir, que no se elijan representantes del pueblo por Estado, sino de todos los pueblos afiliados en conjunto. De este modo, esta Cámara es la emanación indiscutible de los ciudadanos electivos de la Federación.

La cláusula 2 forma parte de la Enmienda XX estadounidense, ratificada en enero de 1933. La cláusula 3 es evidente. Después de la Constitución, el Reglamento de la Cámara de Representantes es el documento más importante porque regula el procedimiento de toma de decisiones democráticas.

Explicación de la sección 5

Por lo tanto, existen tres Reglamentos internos: uno para el Congreso Europeo (las dos Cámaras juntas) y otro para cada una de las dos Cámaras. El registro de las deliberaciones y las votaciones implica la apertura de estos asuntos, a menos que la Cámara en cuestión decida que ciertos temas deben permanecer cerrados.

Explicación de la sección 6

La cláusula 1 puede hablar por sí misma. La cláusula 2 se refiere a la inmunidad que debe garantizar el libre ejercicio del mandato. Cada miembro del Congreso debe poder funcionar sin presiones externas.

 

Artículo II - Organización del Poder Legislativo

Sección 1- Creación del Congreso Europeo

  1. El Poder Legislativo de la Unión Federal Europea recae en el Congreso Europeo. Consta de dos Cámaras: la de los Ciudadanos y la de los Estados.
  2. El Congreso Europeo y sus dos Cámaras separadas tienen su residencia en Bruselas, a menos que las Cámaras acuerden una residencia diferente dentro del territorio de la Unión Federal Europea.

Sección 2 - La Casa de los Ciudadanos

  1. The House of the Citizens is composed of the delegates of the Citizens of the European Federal Union. Each delegate has one vote. The delegates of this House are elected for a term of five years by the Citizens of the Federation who are qualified to vote, united in one constituency, being the constituency of the European Federal Union. They can be re-elected once in succession. The election of the delegates of the House of the Citizens always takes place in the month of May, and for the first time in the year 20XX. They enter office at the latest on June 1st of the election year. 
  2. The size of the House of Citizens will follow the political and demographic development of the European Federal Union, based on a ten-year census cycle. If the population of the Federation does not exceed four hundred million, the House of the Citizens will consist of four hundred delegates. When the population is between four hundred and five hundred million, the House of the Citizens will consist of five hundred delegates, and when the population exceeds five hundred million inhabitants, it will consist of six hundred delegates.
  3. Subject to the law to be established by the House of the Citizens on requirements of competence and suitability for the office of delegate on behalf of the Citizens of the European Federal Union, are eligible those who have reached the age of eighteen years on June 1st of the election year and are registered as Citizen of one or more States of the Federation during at least seven years. The law regulating the requirements of competence and suitability also regulates the responsibility of transnational political parties in applying and acquiring the requirements by prospective delegates, as well as the role of Citizens in that process.
  4. The House of the Citizens shall organise once a year a multi-day meeting with panels of Citizens to gather information on how to improve the realization of the Common European Interests as envisaged in Article III. The law shall determine how the Citizens' panels are composed and how they shall operate, considering that Citizens from each Member State will participate in these panels and that the outcome of these meetings will improve and strengthen the policies on the Common European Interests.
  5. The delegates of the House of the Citizens have an individual mandate. They carry out this office without a binding mandate, in the general interest of the Federation. This mandate is incompatible with any other public function (no double mandates), nor with a position or such a relationship with European or global enterprises or other organisations as to influence the Federation's decision making.
  6. The right to vote in elections for the House of the Citizens belongs to anybody who reaches the age of eighteen years in the month of May of the election year and is registered as a Citizen in one of the States of the Federation, regardless of the number of years of that registration. Citizens of a State of the Federation who are legally resident in another State of the Federation can vote for the House of Citizens in their State of residence.
  7. The House of the Citizens choose their Chair, consisting of three delegates of the House, with the right to vote, and appoint their own personnel.

Sección 3 - La Cámara de los Estados

  1. The House of the States is composed of nine delegates per State. Each delegate has one vote. They are appointed for a term of five years by the legislature of their State among its members. They can be re-appointed once in succession. The first appointment of the full House of the States takes place within the first five months of the year 20XX. They enter their office at the latest on June 1st del año de su nombramiento.
  2. Subject to rules to be established by the House on requirements of competence and suitability for the office of delegate on behalf of the States of the European Federal Union, are eligible as delegate those who reaches the age of twenty-five years in the year of taking office and who have been registered for a period of at least seven years as a Citizen of a State of the European Federal Union.
  3. The House of the States shall organise once a year a multi-day meeting with panels of delegates of the parliaments of the Member States to gather information on how to improve the realization of the Common European Interests as envisaged in Article III. The law shall determine how these panels are composed and how they shall operate, considering that delegates from each parliament of the Member State will participate in these panels and that the outcome of these meetings will improve and strengthen the Common European Interests.
  4. The delegates of the House of the States have an individual and non-binding mandate that is exercised in the general interest of the Federation. This mandate is incompatible with any other public function, including an incompatible membership of the parliament that appointed them as delegates of the House of the States (no double mandates), nor with a position or such a relationship with European or global enterprises or other organisations as to influence the Federation's decision making.
  5. El Vicepresidente de la Unión Federal Europea preside la Cámara de los Estados. No tiene derecho a voto a menos que los votos estén divididos por igual. 
  6. The House of the States elects a chairperson pro tempore who in the absence of the Vice-president, or when he or she is acting President, leads the meetings of the House. The House appoints its own personnel.
  7. The House of the States holds the exclusive power to preside over impeachments. In case the President of the European Federal Union, the Vice-president of the European Federal Union or a delegate of Congress is impeached the House of the States will be chaired by the Chief Justice of the Court of Justice. In case a delegate of that Court is impeached the President of the House of the States will chair the House of the States. No one shall be convicted without a two third majority vote of the delegates present.
  8. La condena en los casos de impeachment no se extenderá más allá de la destitución e inhabilitación para el ejercicio de cualquier cargo de honor, confianza o asalariado dentro de la Unión Federal Europea. No obstante, el condenado será responsable y estará sujeto a acusación, juicio, sentencia y castigo según la ley.

Sección 4 - El Congreso Europeo

  1. El Congreso Europeo es la reunión de la Cámara de los Ciudadanos y la Cámara de los Estados en sesión conjunta y está presidido por el Presidente de la Cámara de los Ciudadanos.
  2. El tiempo, el lugar y la forma de elegir a los delegados de la Cámara de los Ciudadanos y de designar a los delegados de la Cámara de los Estados son determinados por el Congreso Europeo.
  3. El Congreso Europeo se reúne al menos una vez al año. Esta reunión comenzará el tercer día de enero, a menos que el Congreso determine un día diferente por ley.
  4. El Congreso Europeo establece un reglamento interno para su funcionamiento.

Sección 5 - Reglamento de las dos Cámaras

  1. Each House settles Rules of Proceedings, by majority of its delegates, as to their specific fields of competence. They regulate what subjects require a quorum, which quorums are applied, the majority requested save is otherwise provided in the constitution, how the presence of delegates can be enforced, what sanctions can be imposed in case of systematic absence, what powers the Chairperson has in order to restore order and how the proceedings of meetings and counted votes are recorded.
  2. El Reglamento regula el castigo a los delegados de la Cámara en caso de comportamiento desordenado, incluida la facultad de la Cámara de expulsar al delegado de forma permanente por una mayoría de dos tercios.
  3. Durante las reuniones del Congreso Europeo, ninguna Cámara podrá suspender su actividad durante más de tres días sin el consentimiento de la otra Cámara, ni podrá trasladar su sede. 

Sección 6 - Compensación e inmunidad de delegados del Congreso

  1. The delegates of both Houses receive a salary for their work, determined by law, to be paid by the Treasury of the European Federal Union.
  2. The rule on the immunities of both Houses are determined at the level of the European Federal Union. The delegates of both Houses are in all cases, except treason, felony, and disturbance of the public order, exempted from arrest during their attendance at sessions of their respective House and in going to and returning from that House. For any speech or debate in either House they are not to be questioned in any other location.

Section 7 – The Federal Court of Justice, the Federal Central Bank, and the Federal Court of Auditors

The European Congress establishes by law The Federal Court of Justice, the Federal Central Bank, the Federal Court of Auditors and regulates their powers. 

Exposición de motivos del artículo II

Explicación de la sección 1

Clause 1 implies that the European Congress has the same position as the US Congress: the assembly of both Houses at the same time. Only the Congress has legislative power. But there are some nuances to this principle. The President has a kind of derived legislative power in the form of 'Presidential Executive Orders'. These are regulations of a lower order than the formal legislative power of Clause 1. Furthermore, these Executive Orders must be traceable to that legislation of Congress. Another nuance is that the US Supreme Court has ruled several times that Congress can delegate legislative power to federal agencies. 

In Clause 2, we opt for Brussels as the seat of both Houses of the European Congress, but with the reservation that the European Congress may decide to choose another location. The reason is that it is uncertain whether Belgium will be among the initial members of the European Federal Union. And, in any case, the European Congress must have the power to choose another location within the federal territory.

Pocas constituciones especifican la ubicación sin una forma de que la asamblea se desplace dentro de la nación, incluso si especifican una capital. Por ejemplo, la constitución sueca nombra a Estocolmo como capital, pero permite que el parlamento decida trasladarse a otro lugar. El gobierno federal de EE.UU. está en Washington, DC, debido a la Ley de Residencia de 1790, no a la constitución.

Congress should decide freely such matters when constituting itself. The peoples’ delegates might even think it proper to mark the transition to a new paradigm of European history by moving the seat of European Congress to a new location altogether. Like Brazil’s Brasilia, or Indonesia's plan to move the capital from Java to the island of Kalimantan, one could even imagine a future new administrative capital, located geographically in the center of our Continent, named ‘Europa’, taken from Greek mythology about Princess Europa and symbolized by a statue of this Princess?

Explicación de la sección 2

In Clause 1 we don’t follow the American Constitution. First, our choice to have one constituency for the whole Federation; no elections for the House of the Citizens per State, as is the case in America and also in the EU. This constitution opts for voting for the whole Federation: one constituency of the countries belonging to the territory of the federation. So, a Slovakian will be able to vote for a Belgian, an Irishman, a Cypriot, a Spaniard, a Dutchman, et cetera. This single federal constituency will give rise to transnational political parties. Only through a single constituency for the European Federal Union can a direct – uniting - relationship be established between Citizens and their delegates. Thus, delegates of the House of the Citizens are representing the citizens’ European-interests, not the citizens’ state- or district-interests. 

The Americans' main objection to a single American constituency (instead of their present system of electoral votes per district/state) has been based on the fear that the population of the most densely populated cities and areas would gain more influence than the inhabitants of rural areas. Although we understand why and how a district/state-based election system was designed in the first years of the American Constitution, this must be seen as a first-class methodological error. An error in the sense that the essence of a federal state - namely, to look after Common Interests that transcend state interests - cannot be represented by an electoral system based on local, regional, and state interests. Such concerns belong to the competences of the states and their components. A federation is only there to look after common interests that cannot (any longer) be looked after by individual states.

The choice at the time resulted in the weakest element of the American political system. Elections based on districts de facto led to a two-party system. In practice, this meant that the loser's voters were not represented. The adage 'the winner takes all' led to an unprecedented power struggle in which both parties did not – and still do not - hesitate to use any means to gain and keep power. During the Trump era, this reached an all-time low. After Trump’s presidency numerous Republican-controlled states have passed laws that further impede the other party's ability to gain power through elections. Including measures to prevent - or make it very difficult for - certain populations, particularly people of colour, from casting a vote. This is supported by Gerrymandering; that is, periodically adjusting the boundaries of districts in such a way as to guarantee electoral gains for the party that was authorised to adjust the boundaries. This process is further driven by PACs: Political Action Committees that use many millions to influence the election campaign in favour of one of the two parties.

It should be mentioned that in America, too, the pernicious nature of this system has long been recognised. Since 1800, over 700 proposals to reform or eliminate this system have been introduced in Congress.However, amending the Constitution in this way always failed. Nevertheless, as of June 2021 fifteen states plus the District of Columbia (Washington) forged the National Popular Vote Interstate Compact. They agreed to give all their popular votes to the presidential candidate who wins the overall popular vote in the fifty states and the D.C. This agreement comes into effect when they gather an absolute majority of votes (270) in the Electoral College.  This plan, of course, meets with legal objections and will have to prove itself at the next elections. However, it is an important signal for Europe never to make the same methodological mistake of basing federal elections on a district/state system. How the UK's district system with the dominance of one party could have led to Brexit says it all. 

Such a system is a fundamental error seen from the essence of a federal organisation. The Citizens at the base of society vote for local, regional, and national interests in their own local, regional, or national elections. So, on the basis of their own systems. A federal Europe is not allowed to interfere with this. Federal elections are about European interests. The delegates of the House of the Citizens are not delegates of a district, nor of a state, but of the European Citizens. That requires an electoral system that is suited to this. A system that makes it possible for Citizens at the basis of society to understand that they have to give substance to a small, limitative list and exhaustive of Common European Interests. This leads to a fundamental rejection of district and state elections and the introduction of a system of popular voting for the territory of the entire federation. 

Esto es nuevo y, por tanto, difícil de aplicar. Pero esa es la tarea a la que nos enfrentamos.

It is especially difficult for transnational political parties. There are already some such parties, but the EU system forces them to raise their profile within the state in which they have registered as political parties. That is, their electoral lists for intra-state positions or for the European Parliament must include only persons from the state concerned. Being registered in several states does not make them transnational, yet. They only become transnational when they are allowed to propose candidates - adhering their values or ideology - for the House of the Citizens from any member state of the federation.

In a federal Europe based on popular voting within one constituency - the territory of the federation - political parties will have to reinvent themselves. Just as a federal Europe says fundamentally goodbye to a treaty-based Europe, so transnational political parties will have to devise completely new methods and techniques to put the best candidates on election lists and ensure that federal elections are about European interests, fully understood and supported by the Citizens. While preserving their own local, regional, and national cultural identity, it should help Citizens to slowly acquire a European sense of togetherness as well. 

Así, el sistema electoral de esta constitución se basa en el llamado sistema de listas: (a) cada partido político transnacional deposita una lista que clasifica a las personas elegibles, (b) los electores votan por la lista de su elección y, por tanto, simultáneamente por una persona. La división electoral determina cuántos votos necesita un candidato para ganar un escaño. Ejemplo de división electoral: si se emiten diez millones de votos válidos para cien escaños, la división electoral es 10.000.000:100 = 100.000 votos. Este número de votos es necesario para un escaño; esta es la división electoral.

The political parties themselves decide who will be on the electoral list. Whether there is an (un)balanced representation of the States in the House of the Citizens of the European Federal Union depends on how the political parties compile their electoral lists. The political parties can prevent small Member States of the European Federal Union from having no or very few delegates in the House of the Citizens. They should put good candidates from such States on electable positions.

In America, delegates of the House of Representatives only sit for two years. Why do we opt for five years for the European House of the Citizens? The reason is: the democratic deficit of the European Union, which has been criticized for years, can only be compensated by giving the Citizens' delegates a central role. The EU-states, with their nationalistically driven interests of intergovernmentalism, have deprived the representation of the Citizens of its powers for too long. 

Moreover, we do not consider it right to send the delegates of the House of the Citizens on an election tour every two years. When they have just settled in, they would have to go out again to secure their next election. In the European Federal Union, they can devote the better part of five years to looking after the common European interests of the Citizens, rather than the interests of their re-election. We do want to limit the number of terms to two. So, a maximum of ten years in the House of the Citizens. In this way we can prevent the quality of the work of representation from deteriorating because of the concentration of power, laziness, or excessive influence from lobbyists.

Clause 2 introduces the concept of ‘dynamic sizing’. The population of the Federation will fluctuate for a long time. For this reason, it is not wise to fix the number of Citizens' delegates in the House of the Citizens. The number of delegates of that House should be as balanced as possible with the size of the people. That size will fluctuate with the expected growth of the number of Member States (a political matter); it can decrease because of structural shrinkage of the population or increase by an influx from immigrants (a demographic matter). Therefore, a clear and manageable arrangement has to be made between fluctuations of the population on the one hand and a corresponding size of representation on the other. Clear, by using numbers to show that relationship. Manageable, by working with a census cycle of ten years. In this way, the constitution does not have to be amended if the size of the federation's population fluctuates.

In Clause 3 we are introducing another revolutionary rule. Though political parties are free to choose the candidates they want to stand for election, Clause 3 extends the system of checks and balances by regulating requirements for acquiring the political office. Checks and balances are the most powerful defense mechanism against undemocratic rule. But on the issue of eligibility, there is no check on whether a candidate has the right competence and suitability to perform the most important political office in the Federation: representing the Citizens. Citizens want to be represented by competent and suitable persons. We cannot leave the selection of candidates entirely to the political parties because they will always maximize their power in the fight for the political values they cherish. If anywhere in the constitutional and institutional system a place must be reserved for Citizens to have influence, it is at the front of the door where delegates want to enter the House of the Citizens.

Therefore, Clause 3 regulates that the House of the Citizens lays down rules on the competence and suitability of candidates for membership of that House. This is a mandate for transnational political parties to put on the electoral list candidates who are thoroughly familiar with the fundamentals of the political office, the most important office in the world. So, this task for transnational political parties - in their role as gatekeepers - requires a total change in mindset, selection and training of the candidates deemed necessary for that political office. The law also regulates the Citizen’s role and position in that process.

Clause 3 regulates further that are eligible those who have reached the age of eighteen years and are registered as Citizen of a State of the Federation during at least seven years. Of course, one might wonder whether that is not too young for a political office of that weight. But the same can be said of someone who is forty years of age or older. It is a matter of principle. If one considers eighteen years old enough to be recruited into the army and sent out to protect the country, even with the mandate to shoot, then that age should also be good enough to be eligible for election. Setting the bar on twenty-five will disenfranchise young voters and bar them from electing peers that might be qualified, competent, and great talents/future leaders. We would exclude a considerable percentage of Europe’s citizens, citizens that one can argue have that highest stakes and interest in best possible long-term policies for future custodianship of the planet.

El sistema de listas mencionado anteriormente también es ideal para promover la igualdad de género. Si cada partido político elabora su lista de candidatos en la proporción alternante de género y mujer, la composición de la Cámara de los Ciudadanos se acercará, por definición, a la proporción 50% de mujeres y hombres.

The constitution does not provide for by-elections for delegates of the House who leave office early. We propose that the list system should include a system of deputies.

Luego está la pregunta: "¿Cómo puede saber un alemán si debe votar a un luxemburgués o a un chipriota?". Eso no es un problema. No necesita saberlo, porque el Congreso Europeo no trata de los intereses alemanes o de otros países, sino de los europeos. Sólo necesita tener confianza en el partido político transnacional de su elección. Y, por tanto, la confianza de que ese partido pondrá a los mejores candidatos, bien repartidos por toda la Federación, en puestos elegibles de la lista. 

Clause 4 introduces another form of influence by Citizens by the obligation on the part of the House of Citizens to organise annually multi-day Citizens' Panels. These are aimed at systematically collecting the views of expert panels on how the legislation of the House should be improved to strengthen the policy on the Common European Interests addressed in Article III. The composition and working methods of those panels shall be laid down by law.

With this Clause, we introduce, together with elements of classic representative democracy and direct democracy, also elements of deliberative democracy. The ability to enter dialogue with each other is a necessary condition for arriving at good decision-making, meaning a process of taking decisions after consulting Citizens, after an exchange of arguments in the political arena, in which the best arguments prevail, tested against the public interest and in which compliance with the decisions/laws by Citizens is guaranteed because there is support in society. 

When the instrument of referendum is used, we run into the following problems:

Citizens can make their preferences known:

1. without having to enter a dialogue with other citizens;

2. without having to weigh up the pros and cons within the framework of the public interest; they can let their own interest prevail;

3. without having to present arguments to support their choice;

4. without having to tell the world what choice they have made;

5. without being accountable to anyone.

Put that next to the situation in which a politician must operate. He must enter a debate with fellow politicians within the parliamentary setting; that debate is about exchanging arguments. Afterwards, the politician takes a stand, whereby he is obliged to keep the public interest in mind. It takes place in public, so that the voter can take note of it, address the politician, and take it into account when deciding how to vote in the next round of elections.

In this sense, direct democracy is not the only way in which the decision-making process is not the exclusive domain of politics: deliberative democracy, organised in accordance with the standards based on Jürgen Habermas's Theory of Communicative Action can become a strong junction between citizens and representatives. A power-free space must be created in which participants are completely free to make statements. These statements can be criticised on three levels: is it factually true, is it normatively correct and is the statement truthful?

For such deliberative sessions Citizens are invited who can make statements about the problematic reality with reason and feeling. In this phase, politics does not interfere; it is merely an organiser and spectator.

The next step – policy-making - is the legislator's turn, which is fulfilled by the democratically elected representation of the people.

It is then up to the administration to execute legislation and regulations. It is important that the rules that usually lead to restrictions on the freedom of Citizens are complied with. The quality of the first step in the policy process and the quality of the representation of the people determine the extent to which the rules are complied with.

Finally, the legal test ensures the legal protection of Citizens in relation to government action. The interests of the citizens within the Federation must be represented by the Deliberative Democratic method of working enshrined in the Constitution. 

In Clause 5 of this Section 2 is explicitly stated, as in the American and Swiss Constitutions, that the delegates of the House of the Citizens exercise a mandate to be accountable only to those European Citizens. Their mandate is also exclusive - that is to say, they may not exercise any other public function, office, or mandate, at any level of government; in this way we prevent conflicts of interests and the concentration of power. So, no double mandates, nor with a position or such a relationship with European or global enterprises or NGO’s as to influence the Federation's decision making.

Clause 6 does not need further explanation.

Clause 7 is explained as follows. No such position of power – the Chair of the House - should be in the hands of one single person. Neither in an economic-financial democracy, nor in a social-cultural sociocracy, nor in a judicial-moral meritocracy. Power corrupts, and lots of power corrupts a lot; it is not impossible to corrupt a college of three people, but it is far easier to find out!


Representation Overseas Countries and Territories (former colonies)

Hay otro aspecto importante que tratar. En el contexto de la representación hay que prestar atención a la posición de los territorios que, tras la abolición del estatuto colonial, siguen manteniendo un vínculo jurídico con el antiguo colonizador. Revisemos primero la situación de los Estados Unidos.

In addition to the 435 voting delegates of the US House of Representatives, there are six non-voting delegates from the District of Columbia (= D.C. with the federal capital Washington), Guam, the Virgin Islands, American Samoa, the Commonwealth of the Northern Mariana Islands, and a resident commissioner from Puerto Rico. The European Federal Union takes the following position.

Brussels – or any other location of the European Congress - is the constitutional capital of European Federal Union, but not, like Washington in the District of Columbia, a territory with its own constitutional status that justifies (non-voting) membership in the House of the Citizens. Therefore, no separate seat for ‘Brussels’ in the European House.

Another question is what status the so-called Overseas Countries and Territories should have, legally linked to a Member State of the Federation: France, the Netherlands and Denmark. Their associate membership of the European Union is very similar to that of the six territories mentioned above that are delegates of the US House of Representatives without voting rights. We therefore recommend that these Overseas Territories also be given such a status in the House of the Citizens: membership without voting rights. Of course, this leaves us with the question: how many delegates per territory and who chooses or appoints them? This could be dealt with in a simple way: the Member State concerned organizes an election for one non-voting delegate of the European House of the Citizens in the territory concerned. The principle of incompatibility of offices should also apply here. One cannot be a delegate of the European House of the Citizens and hold a public office in one's own constituency. 

En pocas palabras, el sistema electoral de esta constitución se reduce a los siguientes puntos: 

  • La federación de la Unión Federal Europea tiene sufragio universal, votación popular, con escaños distribuidos sobre la base de la representación proporcional. 
  • Toda persona empadronada en un Estado miembro de la Unión Federal Europea y mayor de 18 años tiene derecho a votar en las elecciones periódicas a la Cámara de los Ciudadanos. 
  • Los votantes empadronados en más de un Estado miembro, por ejemplo los trabajadores migrantes o los estudiantes (originarios del Estado miembro A pero que trabajan o estudian en el Estado miembro B), sólo reciben una papeleta.  
  • The constituency is the entire territory of the European Federal Union. No elections per Member State, nor per District. So only the popular vote applies throughout the constituency of the European Federal Union.
  • Los partidos políticos transnacionales conscientes colocan a los candidatos en las listas electorales y garantizan una distribución equitativa de los géneros en esas listas; también garantizan candidatos de todos los Estados miembros, de modo que un votante de un Estado miembro puede votar a un candidato de cualquier otro Estado miembro.
  • Tras las elecciones, el recuento total de votos determina qué candidato ha ganado un escaño en la Cámara de los Ciudadanos. Un escaño se determina dividiendo el número total de votos emitidos entre el número de escaños de la Cámara de los Ciudadanos. Así, el número de veces que un partido político alcanza esa cifra determina el número de escaños de ese partido. Los escaños que quedan se llaman escaños residuales. Se distribuyen proporcionalmente entre los partidos políticos.  

Explicación de la sección 3

In Section 3 it is a deliberate choice not to give the House of the States the name 'Senate'. This choice of words has to do with the importance of always pointing out the strength of the Constitution through the system of checks and balances: the balance between looking after the interests of the Citizens - under the responsibility of the House of the Citizens - versus looking after the interests of the States, under the responsibility of the House of the States. The delegates of the House of the States are not called ‘Senators’ because this word is derived from the Latin 'senex'. That means ‘old man’. As they – men and women - are eligible for election from the age of 30, we do not consider the term 'Senator' to be appropriate anymore.

La Constitución estadounidense se redactó en 1787 y entró en vigor en 1789. Según ese texto, los senadores eran elegidos por la legislatura de los Estados. No eran elegidos por los ciudadanos. Esto se modificó en 1913 mediante la enmienda XVII. Desde entonces, el Senado estadounidense está compuesto por los votantes de los Estados. Nos preguntamos si es una buena Enmienda. La intención era, y sigue siendo, que la Cámara de Representantes represente los intereses del Pueblo y que el Senado represente los intereses de los Estados. Esta es una característica esencial del sistema federal: la Federación está formada por los Ciudadanos y los Estados. Por lo tanto, su representación se organiza por separado, a partir de dos fuentes distintas: una de los Ciudadanos y otra de los Estados. También forma parte de los controles y equilibrios. 

In order to prevent a federal European Congress from placing all the power in the hands of the Citizens and undervaluing the interests of the States, we therefore choose the system whereby the delegates of the House of the States are appointed by and from the Legislatures of the Member States. Nine delegates per State, not two as is the case in the USA. For the following reasons.

We opt for a larger number of delegates per State to ensure that each State of the European Federal Union is adequately represented in the federal House of the States, however small and sparsely populated a State may be. By assigning each State of the Federation nine delegates in the House of the States, each State is assured of sufficient representation to participate effectively in federal decision-making. Moreover, this figure may be an incentive for Europe's smallest States, with populations of at most a few million, to join the Federation. Under the Lisbon Treaty, they are now guaranteed five to eight seats in the European Parliament. By joining a European Federal Union, they are guaranteed nine seats in Congress - that is, in the House of the States - even if none of these smallest States were to win a seat in the elections for the House of the Citizens. The fact that small Member States in a federal Congress also have delegates in the House of the Citizens is a matter and task for transnational political parties, which must organize their electoral lists in such a way that Luxembourg, Cyprus, Malta and other small States – if entered the federation - are also represented. 

La pregunta puede surgir: ¿por qué no optar por más de nueve? ¿O menos? La razón para no tener más de nueve es que con ello se cierne el peligro de la especialización. En la Casa de los Ciudadanos habrá sin duda especialistas. Eso es suficiente. En nuestra opinión, la Cámara de los Estados está formada por generalistas, personas sabias con amplia experiencia en la forma en que un Estado traduce la evolución sociocultural en políticas sensatas. La razón de que no sean menos de nueve es la garantía que deben tener los Estados miembros pequeños de que pueden contrarrestar adecuadamente a la Cámara de los Ciudadanos que, debido a su elección sobre la base de una circunscripción electoral, está completamente desvinculada de juzgar los intereses de los Estados, por no hablar de los intereses de las circunscripciones, ya que es elegida para velar por los intereses englobantes de Europa.

For the House of the States, we are working on the basis of a five-year term of office, the same of the House of Citizens. We diverge with US Constitution with its mid-term elections of the House of the Citizens because we want to avoid a situation of permanent electoral campaign running; also diverging from the US constitution regarding the appointment of the delegates of the House of the States: a fixed term of five years and no stepping down of half of the House delegates after three years. We do not provide for elections for the early replacement of delegates so, a system of deputies must be included in the Rules of Procedure of the House and in the Rules of the States.

As in the case of the House of the Citizens, we cannot now anticipate the year in which the first appointments to the European House of the States will be made. The date will depend on when the Constitution enters into force. We can imagine that the appointment of the House’s delegates by the State Parliaments presupposes that all national legislatures are in session. However, there is a real possibility that the planned appointment of delegates coincides with parliamentary elections in one State or in a few States. Therefore, we provide for a period of five months during which the appointments of delegates can take place. In this way, the States can appoint their delegates every five years in time, before a Parliament is dissolved. And so, the continuity of European governance is assured. The only drawback, it seems to us, is that in the event of the premature dissolution of their national Parliament, delegates will have to wait a few extra weeks to take up their office, but in any case, on 1 June of the year of appointment. 

Clause 2 of Section 3 contains the same defense mechanism as in Section 2. It is a check on the competence and suitability of candidates for the political office of representing the States. The House of the States makes rules to check the competence and suitability of candidates for the political office of a delegate. 

Clause 2 provides further that Citizens from other parts of the world must have lived officially in a Member State of the federation for at least seven years - and thus have sufficient Citizenship - to be eligible, for election, at the age of twenty-five, as a delegate of the House of the States.

Clause 3 is the deliberative equivalent of Clause 4 of Section 2: the House of the States shall organise once a year a multi-day meeting with panels of delegates of the parliaments of the Member States to gather information on how to improve the realization of the Common European Interests as envisaged in Article III. The law shall determine how these panels are composed and how they shall operate, considering that delates from each parliament of the Member State will participate in these panels and that the outcome of these meetings will improve and strengthen the Common European Interests.

Clause 4 states that the mandate of a delegate of the House of the States is individual; a delegate receives no instructions, not even from the institutions of the State from which he or she comes, or which elected him or her. The mandate is exclusive: it excludes any other public office. So, when they are appointed by their own state parliament as delegate of the Federation, they resign as delegates of their parliament.

Clause 5 follows the US constitution by putting the Vice-President in charge of the House of States. Clause 6rules that in the absence of the Vice-President, the meetings of that House are led by a Chairperson-pro tempore.

Clauses 7 and 8 deal with matters of impeachment. 

Relationship with ACP-countries

As with the Overseas Territories, there is the question of the position of the 79 ACP countries, now independent states but previously colonies of European countries. In Africa, in the Caribbean and in the Pacific. The European Union maintains a special relationship with these countries through treaties, mainly aimed at creating trade relations that (can) benefit both parties. However, this relationship is always under pressure. While the EU - within the framework of the policy of the World Trade Organization - wants to abolish as many trade barriers as possible, the ACP countries usually advocate the continuation of protection. The periodic renewal of the treaty relationship between the EU and the ACP countries does not seem able to eliminate these tensions. On the contrary. However, we cannot afford this in the rapidly globalizing world. Therefore, we propose a paradigm shift in this area as well: promote the functioning of EU-ACP treaties by giving the ACP countries a place in Congress. What would be against giving six seats (without voting rights) in the House of the States, the House explicitly intended for the interests of states, to two delegates from the African ACP group, two from the Caribbean group and two from the Pacific group? In order to promote gender equality, these two delegates per A, C and P should always consist of a woman and a man. Although they would not have the right to vote, they could participate in deliberations in the House of the States committee(s) that prepare a House position on trade treaties that the President of the Federation wants to conclude. This would give a more positive dimension to the increasingly strained relationship between the European Union and those ACP countries: those countries would no longer be negotiators on the other side of the table, but partners on the same side. It seems to us that it is up to the three groups of countries themselves to elect or appoint their delegates to the European House of the States. Here too, the principle of incompatibility of offices should apply: one should not hold, alongside the (non-voting) membership of the European House of the States, any other public office anywhere.

No parece necesario incluirlo en la propia Constitución. Esta relación específica entre la Unión Federal Europea y los países ACP puede resolverse mediante un tratado. Si alguien argumenta que la ausencia de un pasaje literal en la Constitución entra en conflicto con la misma, el Tribunal de Justicia puede establecer teleológicamente, sobre la base de la intención explícita de la Constitución tal como se describe aquí en la exposición de motivos, que esto es de hecho conforme a la Constitución.

If all the countries of the current EU join the Federation, our House of the States would therefore consist of 27 x 9 = 243 people. Plus, the above mentioned (non-voting) 3 x 2 = 6 delegates from the former colonies of European countries, the ACP group. 

Explicación de la sección 4

The European Congress decides in full sovereignty on exceptional judicial-moral issues.

In deviation from the American Constitution, we propose that not each House separately regulate its elections, but the European Congress. The reason is the choice to have the election of delegates of the House of the Citizens take place throughout the Federation. In other words, no delegate of the people should be elected per State, but of all the affiliated peoples together. In this way, this House is the indisputable emanation of the elective Citizens of the Federation.

Clause 2 is part of American Amendment XX, ratified in January 1933.

Clause 3 is self-evident. After the Constitution, the Rules of Procedure of a House of Representatives is the most important document because it governs the procedure of democratic decision-making.

Explicación de la sección 5

Por lo tanto, existen tres Reglamentos internos: uno para el Congreso Europeo (las dos Cámaras juntas) y otro para cada una de las dos Cámaras. El registro de las deliberaciones y las votaciones implica la apertura de estos asuntos, a menos que la Cámara en cuestión decida que ciertos temas deben permanecer cerrados.

Explicación de la sección 6

Clause 1 may speak for itself. Clause 2 is about immunity which must guarantee the free exercise of the mandate. Each delegate of Congress must be able to function without external pressure.

Explanation of Section 7

This Section provides that the European Congress shall establish the three – non-legislative and non-executive - principal institutions of the Federation and shall regulate their powers by law.

es_ESEspañol